logo
615 128 649

info@josebustamante.org

Terapia

Soy  psicólogo y sexólogo, por lo que en el depacho puedes beneficiarte tanto de mi experiencia como psicólogo clínico y especialista en sexualidad y pareja.

Desde la psicología clínica:

  • La ansiedad es un sentimiento de miedo, desasosiego y preocupación. La fuente de estos síntomas no siempre se conoce.
  • La depresión es una enfermedad clínica severa que afecta al cerebro. Es más que sentirse "hundido" o "triste" por algunos días. Los síntomas pueden incluir: -Tristeza - Pérdida de interés o placer en actividades que suele disfrutar - Pérdida o aumento de peso - Dificultad para dormir o sueño excesivo - Pérdida de energía - Sentimientos de desvalorización - Ideas de muerte o de suicidio
  • La asertividad es la capacidad de adoptar comportamientos, de expresar sentimientos que realmente sentimos, de decir opiniones que realmente son las nuestras, de ser directos al comunicarnos, de decir siempre lo que pensamos y no callarnos nada, de no dejar de hacer una cosa por temor a lo que puedan decir los demás, de ser consecuente con nosotros mismos en todo momento, eso sí, siempre actuando con respeto y educación hacia los demás.
  • El estrés puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o ansioso.
  • Una fobia es un tipo de trastorno de ansiedad. Es un temor fuerte e irracional de algo que representa poco o ningún peligro real. Existen muchas fobias específicas. La acrofobia es el temor a las alturas. Una persona puede ser capaz de esquiar en las montañas más altas del mundo, pero no subir más allá del quinto piso en un ascensor. La agorafobia es el temor a los lugares públicos y la claustrofobia es el temor a los espacios cerrados. Si se siente ansioso y extremadamente consciente de las situaciones sociales cotidianas, usted podría tener una fobia social. Otras fobias comunes incluyen los túneles, conducir en autopistas, el agua, volar, los animales y la sangre. Las personas con fobias intentan evitar lo que les provoca miedo. Si eso no es posible, pueden experimentar: -Pánico y miedo -Taquicardia -Falta de aire -Temblores Un fuerte deseo de huir
  • Una adicción (del latín addictĭo) es una enfermedad física y psicoemocional, es una dependencia hacia una sustancia, actividad o relación A diferencia de los simples hábitos o influencias consumistas, las adicciones son "dependencias" que traen consigo graves consecuencias en la vida real que deterioran, afectan negativamente, y destruyen relaciones, salud (física y mental), además de la capacidad de funcionar de manera efectiva, mientras que los hábitos consumistas facilitan el efecto contrario.
  • La impulsividad es un rasgo del temperamento (niños) o personalidad (adultos) que ha estado presente, en un u otro grado, a lo largo de toda la evolución del ser humano aunque, no siempre, deberíamos atribuirle directamente una connotación negativa o improductiva
  • Los problemas de conducta hacen referencia a agresividad, impulsividad, ira, déficit de habilidades sociales, baja empatía, timidez, sumisión y, en general, aquellos problemas que interfieren en el desarrollo del niño y en el medio en que se desenvuelve: familia, clase, grupo de amigos, sociedad. Una de las principales dificultades y preocupaciones de los padres es saber como manejar las conductas de sus hijos para poder hacer frente a conductas cómo la desobediencia, las rabietas, la rebeldía, la agresividad… pues en no pocas ocasiones, cuanto más intentan resolver estos problemas se encuentran con peores comportamientos por parte de sus hijos, llegando a tener sentimientos de impotencia e indefensión. También es muy importante para los padres poder ayudar a sus hijos a mejorar algunas conductas que les causan dificultades, tales como el déficit de habilidades sociales o la falta de autocontrol pero, con frecuencia no saben cómo dar en el clavo y realizan muchos intentos infructuosos hasta que recurren a asesoramiento profesional.

Desde la sexología tratamos:


  • La terapia de pareja es un método de tratamiento que busca, con la ayuda de sus miembros, intervenir sobre los conflictos y malestares que suelen atacar a la misma: problemas en el vínculo (si se sienten suficientemente queridos), relaciones con las familias políticas, tomas de decisiones, discrepancias por los hijos, reparto de tareas, agravios históricos, etc. intentando que cada uno pueda cambiar la manera de ver al otro y a la propia pareja en sí, para comenzar a comprender las circunstancias por las que cada miembro ha pasado así como la propia historia conyugal, lo que les puede hacer más flexibles y adaptativos. Algunas parejas buscan solucionar sus conflictos, otras sentirse seguras de que la separación es la mejor opción.
  • La anorgasmia es la inhibición recurrente y persistente del orgasmo, manifestada por su ausencia tras una fase de excitación normal, y producida a través de una estimulación que pueda considerarse adecuada en intensidad, duración y tipo
  • La eyaculación precoz es una falta de control sobre el reflejo eyaculatorio; por tanto, es un trastorno de la fase del orgasmo durante la relación sexual. La gran mayoría de los hombres experimentaron una eyaculación precoz en algún punto de su vida sexual. Es el problema sexual más frecuente en hombres, afectando a entre el 25 y el 40% de ellos. En los casos más graves, el hombre eyacula antes de la penetración de su pareja o segundos después de hacerlo.1
  • El deseo sexual inhibido, también denominado "apatía sexual", "falta de deseo sexual", hace referencia a aquellas personas que no tienen apetito sexual, que no se sienten atraías por el sexo y por la posibilidad de llevar a cabo relaciones o conductas sexuales en general. Este interés anorlmalmente bajo por el sexo hace que el sujeto no busque la gratificación sexual aunque se encuentre disponible, y tienendo intacta la capacidad de respuesta sexual para practicar el acto sexual. La apatía no sólo tiene que ver con la carencia subjetiva de interés por realizar el coito; incluye el desinterés por toda conducta sexual, como la masturbación, la falta de pensamientos, ensoñaciones y fantasías sexuales, atención al material erótico, percepción del atractivo de las perronas, en especial aquellos/as que pueden ser compañeros/as sexuales, y la falta de sensación de frustración si no se puede dar rienda suelta a la sexualidad Todos estos aspectos deben ser evaluados para determinar la existencia del problema, no siendo un índice único ni determinante el número de veces que una persona lleva a cabo relaciones sexuales.
  • El vaginismo es la dificultad de realizar el coito, debido a la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina. Se trata de una afección poco común1 y las mujeres que padecen vaginismo pueden gozar de los juegos sexuales, y alcanzar el orgasmo2 ya que esta disfunción no está relacionada con la respuesta sexual.3 La mayoría de las causas del vaginismo son psicológicas.4 La falta de información sexual o falta de comunicación, que conducen al miedo o temor; experiencias traumáticas, miedo al embarazo, temor a contraer enfermedades de transmisión sexual, experiencias dolorosas en la visita al ginecólogo, abusos sexuales, etc.
  • La disfunción eréctil es la incapacidad repetida de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener una relación sexual satisfactoria.
  • La adicción al sexo, también conocida como hipersexualidad o satiriasis, es un trastorno de la personalidad que se contempla cada vez más en la psicología.

Desde la terapia de pareja:


  • Hablar no siempre es sinónimo de comunicar. En el origen de muchos de los problemas de pareja está la manera en la que tratan de comunicarse. Discutir es necesario para expresar lo que sentimos, lo que nos molesta y aquello que nos agrada, por desgracia una discusión se convierte en ocasiones en una pelea. Sacamos las garras y el único objetivo de la conversación pasa a ser el tener razón y que el otro lo reconozca. Si detectas que una pequeña discrepancia sobre temas cotidianos acostumbra en convertirse en una espiral de ataques y reproches sobre el pasado, es hora de aprender a discutir, antes de seguir sumando heridas.
  • A lo largo de toda vida en pareja, los celos hacen su aparición aunque esta sea de manera puntual y ante un hecho concreto. Existen parejas que consideran los celos como algo incluso positivo, pero lo cierto es que para muchas otras parejas, los celos se convierten en una pesada losa de la que tirar en el día a día de su relación, hasta el punto de agotar sus fuerzas y cesar en el intento. Descubrir el “modus operandi” de tan enigmática emoción parece una buena idea. Aprender a conocerlos, a identificar las sensaciones que nos provocan y sobre todo descubrir la mejor manera de controlarlos, antes de que ellos sean los que nos controlen a nosotros. En ocasiones los celos tienen un porque y en otras tantas son exagerados, sea como fuere lo inteligente es aprender a trabajar en ello antes de que dañen definitivamente la relación.